En primer lugar, te pregunto: ¿Qué es el estrés? Antes de leer, toma un momento para responder a esta pregunta.

La mayoría de la gente, responde: “el estrés es mi jefe, el tráfico, demasiados emails y plazos, tener que hacer malabares con tantas responsabilidades personales y profesionales, la ansiedad, la fatiga, el dinero, el estado del mundo, mi enfermedad cardíaca, o un número abrumador de circunstancias.” !!! Ufff, qué estrés !!! Estas son todas buenas conjeturas, pero ninguna es estrés. Estas son fuentes del estrés (estresores) y/o síntomas de estrés.

5427630174_a59283bcd6_z

 ¿Qué es el estrés?

El estrés de por sí, es la respuesta del cuerpo ante cualquier amenaza o demanda que experimenta. Esta respuesta es una reacción química en cadena desencadenada dentro de tí cada vez que te enfrentas con una de estas amenazas o exigencias. Se trata de un modelo psicosomático.

Por eso decimos que hay estrés bueno … y luego está el estrés malo. ¿Sabes cuál es la diferencia? ¿Y sabes cuáles suelen ser tus fuentes de estrés? Es muy importante ser consciente de tus fuentes de estrés porque entonces podrás manejarlo mejor Un poco de estrés es saludable … permite ponerse en acción cuando hace falta, por ejemplo te puede ayudar a concentrarte cuando estás apunto de hacer un examen o una presentación de empresa. Y en momentos de urgencia, el estrés permite salvar la vida, como cuando un coche se te acerca a 80 km/hora. Este conjunto de respuestas alerta al cerebro para que éste pueda dar la orden al corazón y a los pulmones para que bombeen más fuerte hacia los músculos, y así puedas apartarte del camino por que se acerca un coche a toda velocidad.

Luego está el tipo de estrés que es perjudicial, es decir, la misma ruta se vuelve poco saludable cuando ocurre continuamente con el fin de satisfacer las demandas de largas e intensas horas de trabajo, responsabilidades familiares, viajar sin parar, falta de sueño, etc Como si eso no fuera suficiente, también provoca ese recorrido la mera anticipación de que mañana tienes una cita con el dentista, por cuanto es un estresor percibido. ¿La última parada? La enfermedad.

Nuestra sociedad está tan adicta a la productividad que nos sentimos culpables si no estamos haciendo algo. Pero tomar un tiempo todos los días para estar quieto e inactivo restaura el equilibrio. !!! Dáte un regalo diario de inactividad y respiraaaaa ¡¡¡

4823742889_6233e3eb39_z

TO BE CONTINUED ….

Gemma Sala